Tragedias como la privación de la vida del pequeño Emiliano, nos deben llamar a la reflexión y a la intervención oportuna como sociedad

La Fiscal General de Sonora, informó que se ejecutó la orden de aprehensión en contra de Mayra Nayret “N.”, madre de un niño de tan sólo un año y un mes de edad

Tragedias como la privación de la vida del pequeño Emiliano, nos deben llamar a la reflexión y a la intervención oportuna como sociedad.

Nogales, Sonora.- La Fiscalía de Sonora ejecutó la orden de aprehensión en contra de Mayra Nayret “N.”, madre de un niño de tan sólo un año y un mes de edad, que fue privado de la vida cuando fue golpeado para que guardara silencio.

Los hechos ocurrieron el domingo 1 de enero de 2023, alrededor de las 11:30 horas, en el interior del departamento que la madre y el pequeño Emiliano cohabitaban.

De acuerdo con las investigaciones realizadas por elementos de la Agencia Ministerial de Investigación Criminal (AMIC) y de Servicios Periciales de la Fiscalía de Sonora, al parecer Mayra Nayret “N.” golpeó al niño en la cabeza, hasta dejarlo inconsciente.

Ella se lo confesó a su expareja, padre de Emiliano, a quien llamó para que acudiera al departamento y éste a su vez se lo dijo a los policías municipales que respondieron al llamado de emergencia por la salud del menor.

El Juez validó los datos de prueba aportados por la Fiscalía de Justicia tales como el dictamen médico forense de la autopsia del menor, la declaración del padre de Emiliano, periciales de criminalística de campo, mecánica de lesiones y la evidencia física, por lesiones antiguas, de que el infante padecía el síndrome de niño maltratado.

Además, se tomaron en cuenta los testimoniales de los vecinos del departamento, que ubican a la madre del menor como la probable responsable; de esta forma se obtuvo, por parte del Juez, la orden de aprehensión en contra de Mayra Nayret “N.”, misma que fue ejecutada este miércoles 04 de enero.

Sobre el lamentable deceso de Emiliano, la Fiscal General de Justicia, Claudia Indira Contreras Córdova señaló que “Como parte de la sociedad, es nuestra responsabilidad asumir un rol activo para evitar o prevenir cualquier tipo de maltrato. El maltrato físico deja huellas visibles, pero también en el alma, que en muchas ocasiones son difíciles de borrar y en otras tantas, la niña o el niño maltratados, crecen, y replica patrones de conducta que conocen o que padecieron”.

“En nuestras manos está ayudar a evitar que ocurran más casos como el del pequeño Emiliano, en Nogales. Debemos ayudar a impedir que niñas y niños inocentes sean privados de la vida, como consecuencia del víctimas de maltrato infantil”.

Finalizó haciendo énfasis en la importancia de la denuncia, la cual puede ser anónima, pero que “es necesario y valioso que toda persona que tenga conocimiento sobre el maltrato de una o un menor, denuncie inmediatamente para evitar estas tragedias que duelen, enlutan y agravian a nuestra sociedad”.