THC, sustancia encontrada en el cuerpo de Octavio Ocaña

Así lo muestra el estudio toxicológico practicado por peritos de la FGJM, además de presentar registro positivo a alcohol por encima de lo permitido para conducir

Ciudad de México.- La Fiscalía General de Justicia del Estado de México (FGJM) concluyó que la bala que mató al actor Octavio Ocaña fue disparada por él mismo desde el interior del vehículo cuando era perseguido por policías la tarde de viernes; además, un examen toxicológico mostró que el joven, aparte de alcohol, dio positivo a una sustancia denominada THC.

De acuerdo con el reporte toxicológico de dicha dependencia, el actor Octavio Ocaña, conocido por interpretar a Benito en la serie de comedia “Vecinos”, presentaba un registro positivo a alcohol por encima de lo permitido para conducir.

De la misma manera, la Fiscalía dio a conocer que el actor de 22 años “resultó con presencia de tetrahidrocannabinol por arriba del punto de corte” al momento de su muerte.

“El dictamen de toxicología realizado a la persona fallecida determinó positivo a alcohol, con presencia de etanol por arriba del punto de corte (80mg/ml), con una concentración de 143/mg/dl; de igual manera, resultó con presencia de tetrahidrocannabinol por arriba del punto de corte (50ng/ml), la cual fue mayor a 100ng/ml”, reveló la Fiscalía.

¿Qué es el THC, la sustancia encontrada en el cuerpo de Octavio Ocaña?

Las primeras versiones de la policía señalaron que Octavio Ocaña consumió alcohol previo a la persecución con la policía, pero el reporte toxicológico apuntó que el joven también dio positivo a tetrahidrocannabinol (THC) una sustancia química derivada de la cannabis o marihuana.

En pocas palabras, los cannabinoides con efecto psicoactivo son el THC, el cannabinol y el delta-8-THC, siendo el THC el más potente y abundante. La psicoactividad es el efecto buscado para el uso adulto o recreativo.

Al igual que el cannabidiol (CBD), el tetrahidrocannabinol (THC) es una de las sustancias principales de la marihuana, sin embargo, a diferencia del cannabidiol, el THC es un ingrediente psicotrópico, es decir, “afecta el funcionamiento del encéfalo y provoca cambios en el estado de ánimo, la percepción, los pensamientos, los sentimientos o el comportamiento”, según información del Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos.

De acuerdo con el Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas de Estados Unidos (NIH, por sus siglas en inglés), los efectos del THC a través de la marihuana pueden ser de relajación, euforia, ansiedad, miedo, desconfianza o pánico.

Pero también, entre los efectos adversos del THC, se cuentan sensación de cansancio, somnolencia, sequedad de boca, cefaleas, mareos y trastornos en la coordinación.

Además, con el THC se puede experimentar psicosis aguda, que incluye alucinaciones, delirio y la pérdida del sentido de identidad personal.

Sin embargo, en casos más severos, el THC puede provocar esquizofrenia aunque solamente en casos donde la persona es “más vulnerable” a la sustancia, según dice el NIH.

Cabe mencionar que, dependiendo el tipo de prueba toxicológica, según señalan los Centros de Adicción de Estados Unidos, se pueden encontrar residuos químicos de la marihuana hasta 90 días después de su uso.