Sus hijos piden que pongan el arbolito de Navidad, en espera que mamá regrese

La joven enfermera Glorimar López García, que cuidaba pacientes COVID-19 en el hospital del IMSS fue secuestrada, y aun no aparece

Sus hijos piden que pongan el arbolito de Navidad, en espera que mamá regrese; la joven enfermera Glorimar López García, que cuidaba pacientes COVID-19 en el hospital del IMSS fue secuestrada, y aun no aparece.

Mazatlán, Sinaloa.- La joven enfermera Glorimar López García, quien cuidaba de pacientes COVID-19 en el Hospital del IMSS en Mazatlán, Sinaloa, continúa desaparecida desde el pasado 29 de octubre, cuando fue privada de su libertad en su casa, en Misiones de Mazatlán.

Glorimar tiene 26 años de edad, madre de tres niñas: de 6, de 2 y 1 año de edad, es una enfermera de mucho amor a su trabajo, de mucha entrega y vocación, quien, por cierto, fue nominada en septiembre para ser reconocida por su excelente desempeño durante estos meses de pandemia Covid-19.

Su señor padre, Gerardo López, quien, al igual que toda la familia viven días de total angustia y desesperación, ha dejado escrito muchos mensajes en su muro de Facebook, clamando el regreso de su hija.

En uno de sus más recientes escritos que le dirige a Glorimar, le dice que ‘su pulga’ había pedido pusieran el arbolito de navidad ‘para el regreso de su mamá’.

Luego hace un desgarrador llamado a quienes pudieran tenerla o saber algo de ella, que le digan ‘que puede decirle a sus nietas’, refiriendo que cada vez es más difícil encontrar palabras que las convenzan de que su mamá está bien, de que solo se encuentra cuidando enfermos fuera de la ciudad y que pronto volverá’.

Dice que la niña más grande, la de 6 años, ya le pide ‘hablar por teléfono con ella, aunque sea’.

Señala que ya son muchos días de estarles mintiendo a sus nietas, que cada vez se hace difícil.