Sociedad Hipotecaria Federal, una Banca de Desarrollo consolidada

Con una cartera en dación 67 por ciento menor que en 2012 y una colocación de más de 90 mil millones de pesos anualmente, Sociedad Hipotecaria Federal demostró en el 2018, ser un banco capitalizado y ordenado.

Valga este inicial comentario para destacar los positivos cambios ocurridos del 2012 a la fecha, en donde nos topamos con un banco emproblemado, con una cartera en dación de más de 42 mil millones de pesos; con muy poca actividad crediticia, una colocación de menos a 10 mil millones de pesos, carente de intermediarios financieros con quienes trabajar, sin provisiones adecuadas y pérdidas de 2,400 millones de pesos.

Activamos desde entonces hasta el cierre de la administración, una serie de estrategias de créditos innovadores, seguros y garantías, y una visión de largo plazo que permitió establecer una sólida red de intermediarios financieros con quienes actuar para poder ofrecer beneficios atractivos, a través de acuerdos con instituciones como el FOVISSSTE, la banca comercial, desarrolladores de vivienda y algunos intermediarios financieros no bancarios  regulados.

En estos años logramos trabajar con más de 17 bancos comerciales y generar una utilidad solamente en el 2017 por 1,728 millones de pesos, y en este año se superarán los mil millones de pesos.

Al cierre de septiembre del 2018 la colocación de Sociedad Hipotecaria Federal ascendió a 75,106 millones de pesos de crédito directo e inducido. Desde el 2012 esta cifra es la más alta registrada en los primeros 9 meses del año en curso.

La colocación del crédito inducido fue casi 4 veces mayor a la registrada en el mismo período del 2017. El crecimiento fue impulsado principalmente por el Seguro de Crédito de Vivienda (SCV), así como por las garantías para la construcción y para emisiones de TFOVIS.

El menor monto en el crédito directo se debió a que en el 2017 se realizó una operación por 12,000 millones de pesos con el FOVISSTE. En los primeros nueve meses del año, SHF ha colocado garantías a la construcción por 38,162 millones de pesos, cifra que representa un incremento en términos reales del 15 por ciento respecto de lo observado en el mismo período del 2017. De los 15,374 millones de pesos de crédito directo a la construcción, el 67 por ciento de la colocación se dio a través del esquema “sindicado” uno y tres.

Mediante diversos productos de financiamiento, SHF ha incrementado su participación en la oferta de vivienda. Al cierre de septiembre del 2018, SHF contaba con 934 proyectos activos en todo el pais para más de 500 desarrolladores de vivienda y un monto  autorizado de crédito de 56,891 millones de pesos.

De estos la mayor participación es en el esquema sindicado “tres“ enfocado a desarrolladores pequeños y medianos. Los proyectos registran un total de 111,170 viviendas de las cuales el 62 por ciento se encuentran en proceso de construcción y el 38 por ciento ya están en proceso de individualización.

Hoy en día, el saldo total de la cartera hipotecaria del país supera los 2.3 billones de pesos, de los cuales el INFONAVIT es el actor más importante. Es decir, este monto representa el 11 por ciento del PIB.

Por otro lado el saldo total de la cartera de crédito puente de todo el sistema bancario y de SHF, ascendió a 82 mil millones de pesos, de este total el 25 por ciento representa el saldo de la cartera puente de SHF, lo cual quiere decir que 1 de cada 4 viviendas nuevas que se construyen en este país, las financia SHF por medio de todos sus instrumentos financieros.

Como institución comprometida a innovar en materia de vivienda y en materia de financiamiento, Sociedad Hipotecaria Federal logró su cometido como banca de desarrollo a lo largo de ésta administración, sustentando su acción en las cuatro vertientes de la Política Nacional de Vivienda (PNV): Mejor y mayor coordinación interinstitucional; desarrollo urbano sustentable e inteligente; la reducción responsable del rezago habitacional, procurando una vivienda digna para los mexicanos, y como banca de fomento. SHF se comprometió a promover mayores niveles de crédito directo e inducido, generando innovadoras condiciones de financiamiento nacional, que han contribuido al crecimiento económico de México, en este rubro.

(*)Economista

 

@acanovelez