Pagó con su vida por defender a su hijo

Carta-reflexión que hoy publica Juanita Val Noris, ante la muerte de su hermano Julián

Pagó con su vida por defender a su hijo; carta-reflexión que hoy publica Juanita Val Noris, ante la muerte de su hermano Julián.

Empalme, Sonora.- Don Julián Val Noris, conocido vecino empalmense, de oficio mecánico, quien el domingo fuera victimado a balazos en su propio domicilio por tres sujetos que andaban buscando a su hijo, del mismo nombre, es recordado este día mediante una carta-reflexión por parte de su hermana Juanita, mensaje que vale la pena leerlo, pues, como sociedad, nos hace un firme llamado a la reflexión; aquí se lo dejamos de manera íntegra:

“Dedicado a mi hermano Julián, el 4to de mis hermanos y el más guerrero, al que le tocó vivir una vida muy difícil desde niño,  fue tocado por la Poliomielitis,  años de terapias en la Ciudad de México, que mi padre iba y venía con él,  pero logró caminar por su propios pies,  fue un poco rebelde en su juventud y en mi apreciación de niña el que más mortificación le dio a mis padres porque le gustaba el alcohol combinado con el volante,  fue un problema fuerte,  que mi padre luchó con él para que saliera,  hasta que hubo un incidente donde puso en riesgo la vida de mi madre, que lo marcó y tomó la decisión de dejarlo por completo, si mas no estoy segura 20 años o más sin tomar una sola gota.

Formó una familia con 3 hijos y a pesar de su condición física no le impidió ejercer su pasión la “mecánica” y hacer de eso su trabajo.

Hace 7 años perdió a su esposa víctima de leucemia y quedar solo en la lucha por sacar a delante a sus hijos y nietos, pero sobre todo hacer frente con uno en especial, también de nombre Julián, del mundo de las adicciones;  la familia le brindamos apoyo para que recibiera rehabilitación en Ciudad Obregón, pero  la rechazó y aun así él siguió insistiendo y logró meterlo en Empalme a un centro de rehabilitación,  cumplió su tratamiento, pero desgraciadamente el mundo de la drogadicción es muy fuerte y difícil salir de él.

Tanto que mi hermano le tocó pagar con su vida para defender la de su hijo.

Les comparto esto por 2 razones.

Una porque los noticieros son muy amarillistas y dicen lo que les da la gana. Mi hermano ya no está para defenderse, pero su familia sí, el solo luchó por defender a sus hijos pagando por su vida.

Y la segunda es que si algo de esta historia es parecida a la que alguien esté viviendo les sirva para que reflexione y tome cartas en el asunto y si no. Prevengan con sus hijos que les pase una situación parecida.

Cuidemos a nuestros hijos, nietos, que ven, que escuchan en los medios  de comunicación, que información leen, con quien se juntan”.

Siempre estar alerta, aunque la mayoría de los jóvenes salen con los amigos,  toman, fuman y hasta consumen drogas,  muchos lo ven con tanta normalidad, porque es lo que ven por todas partes,  pero eso no es lo normal, Dios nos dio libre albedrío y podemos escoger el bien o el mal.

El bien es lo que causa salud y armonía en tus tres áreas de la vida: mente, cuerpo y espíritu.

El mal es simplemente todo lo que causa daño a tu vida y a la de los demás, aunque sean cosas que causen el mayor de los placeres, pero solo es por unos minutos.

Y no piensan en que se destruyen y destruyen a sus familias y se llevan entre los pies a sus propios padres.

Nada nos devolverá a mi hermano con vida. Pero si mis palabras le sirven, aunque sea a una persona en el mundo, me daré por satisfecha.