Ordena Biden ataque aéreo en Siria contra infraestructuras de dos grupos paramilitares

El presidente dispondría la ofensiva después de los ataques de las dos últimas semanas a fuerzas estadounidenses que están en la región

Ordena Biden ataque aéreo en Siria contra infraestructuras de dos grupos paramilitares; el presidente dispondría la ofensiva después de los ataques de las dos últimas semanas a fuerzas estadounidenses que están en la región.

Washington.- El Ejército estadounidense llevó a cabo este jueves un ataque aéreo en Siria contra infraestructuras de dos grupos paramilitares que apoya Irán.

El presidente Joe Biden ordenaría la ofensiva después de los ataques de las dos últimas semanas a fuerzas estadounidenses que están en la región, según un funcionario estadounidense.

Se trata de la primera acción militar que se conoce bajo la presidencia de Joe Biden. El lugar no estaba relacionado específicamente con los ataques con cohetes, pero se cree que lo utilizaron milicias chiítas que operan en la región y que tienen el apoyo de Irán como parte de una operación de contrabando de armas, según informa CNN.

El portavoz del Pentágono, John Kirby, dijo que los ataques se llevaron a cabo “por orden del presidente Biden” no sólo para responder a los recientes ataques contra las fuerzas estadounidenses y de la coalición, sino para hacer frente a “las amenazas continuas a ese personal”. El presidente consultaría previamente a aliados de Estados Unidos, contó el citado funcionario.

“Específicamente, los ataques destruyeron múltiples instalaciones ubicadas en un punto de control fronterizo utilizado por varios grupos militantes respaldados por Irán, incluidos Kait’ib Hezbollah y Kait’ib Sayyid al Shuhada “, dijo Kirbry”.

El portavoz asegura también que esta acción militar “envía un mensaje inequívoco: el presidente Biden actuará para proteger al personal de la coalición estadounidense” y asegura que la acción militar se llevo a cabo de “manera deliberada”.

Los ataque a las infraestructuras estarían destinados a degradar la capacidad de las milicias para llevar a cabo futuros ataques y enviar un mensajes sobre los ataques recientes a fuerzas estadounidenses, tal y como explicó Kirby.

Los ataques llegan en un momento en el que Washington y Teherán se posición para negociar sobre el programa nuclear de Irán y podrían complicar aún más un proceso que ya es frágil.