Niño Emilio Ortega, en concentración con Tuzos de Pachuca

Invitado por el visor Arturo Carranco, a sus 11 años de edad, estará una semana en la Universidad de Futbol de aquel equipo

Emilio Ortega Mejía disfruta concentración en Universidad del Fútbol en Pachuca, Hildalgo.

Por: Asención Sánchez V.

Guaymas, Sonora.- (Puntualidad Informativa) Con el fútbol en los genes, Emilio Ortega Mejía es un centro delantero guaymense de 11 años de edad que hoy entró en concentración en la Universidad de Fútbol de los Tuzos del Pachuca, tras ser invitado por el visor Arturo Carranco que lo eligió el pasado mes de febrero en base a sus innegables facultades como rompe redes.

Nieto de uno de los pilares del fútbol en nuestra ciudad y puerto, el abogado y profesional Alfredo Ortega Jiménez, Emilio patea el balón desde los 4 años y en cinco ocasiones ha sido campeón goleador en torneos locales bajo la conducción del director técnico Tomás Montes, además estudiante de excelencia en el Instituto Cervino, con promedio de 9.4 en sexto grado de primaria.

Su pasión por el fútbol soccer es tan grande que sueña convertirse al profesionalismo algún día, en meta también fijada desde muy niño por su ídolo Lionel Messi, estrella con el 10 en la espalda del Barcelona en España, y del seleccionado albiazul argentino.

Lo suyo es hacer goles y al convertir tantos cinco años consecutivos para alzarse con igual número de títulos personales, lo tienen convertido en un crack infantil.

Hijo de Claudia Mejía y Alfredo Ortega López, Emilio tiene un hermano mayor tres años que también juega soccer y se llama como su padre y abuelo, con quienes festejará el próximo viernes 30 de marzo sus primeros 12 años, comentando se experiencia que el viernes 16 de marzo arrojará las evaluaciones de los mentores del Pachuca sobre su futuro desarrollo deportivo.

Y, aunque es muy difícil sea llamado a concentración más amplia por su edad, la sola posibilidad de desprenderse de él por largos periodos sería un paso muy difícil, admite su madre Claudia Mejía, quien de manera conjunta con el resto de la familia decidieron apoyar esta invitación como parte de los regalos con motivo de su cumpleaños a fin del mes en curso.

Hoy domingo Claudia lo dejó en las instalaciones de la Universidad del Fútbol de los Tuzos, y no tendrá contacto con Emilio hasta el viernes 16 que concluya el breve internado que para los suyos será una eternidad, y para él un escalón más en su legítima aspiración de jugar fútbol profesional a futuro, y recibir una nueva invitación, evaluando periódicamente su desarrollo, establecería sus posibilidades con la franquicia de la Bella Airosa.