Mueve sus manitas y se ríe el niño Jareth

Su papá le pide a Dios, a la Virgen y a San Judas; encuentran la Biblia en la casa incendiada, no se quemó ¡un milagro!

Mueve sus manitas y se ríe el niño Jareth; su papá le pide a Dios, a la Virgen y a San Judas; encuentran la Biblia en la casa incendiada, no se quemó ¡un milagro!

Guaymas, Sonora.- (Puntualidad Informativa) El señor Andreus Lizárraga Martínez, abuelo de los niños quemados en reciente incendio en el fraccionamiento Ocotillo 1, del sector Norte de Guaymas, muy contento hace la siguiente publicación en su muro de Facebook, en torno al estado de salud de su nietecito Jareth: “Bendito sea mi Dios que estás haciendo el milagro; ya mi niño Jareth dio señales de vida; ya movió sus manitas y ya se ríe; le van a hacer estudios, espero en mi Dios que salga bien en su estudio. Comparto mi felicidad con Ustedes porque yo sé que Ustedes han orado por mi niño Jareth, gracias a todos por sus oraciones”.

“Aquí tengo la Biblia en mis manos; la que no se quemó el día del incendio; esa es un señal de mi Dios, y así mismo hará un milagro para que mi niño Jareth se mejore; mucha fe en ti mi Dios”.

Su papá le pide a Dios, a la Virgen y a San Judas

Por su parte Francisco Rumiano, padre del niño hoy hospitalizado en el IMSS, de Ciudad Obregón, deja el siguiente mensaje en la misma red social:

“Mi cochi, yo sé que tú eres muy fuerte y que lo vas a lograr; tengo toda la fe en ti mi Diocito, mi  Virgencita de Guadalupe, mi Sanjuditas, yo sé que Ustedes no me van a dejar solito a mí ‘cochi’ Jareth.

Yo sé que soy el peor padre del mundo, pero quiero que sepas que yo amo a mi niño precioso, mi gordito bello; no sabes el dolor y la angustia que tengo al verte así, mi amor.

Hoy cargo una cruz grandísima en mi espalda, llevo en mí un sentimiento de culpa enorme, mi bebé, por no estar con Ustedes.

Pero yo sé que saldrán de todo esto mi niño precioso, ánimo Papi, sigue luchando como todo un guerrero que eres mi amor, saldremos delante de esto”.

La Biblia no se quemó en el incendio

Juan José Amador Rodríguez, tío de los niños quemados durante el incendio, comenta en Facebook:

“Algo sorprendente; milagro de Dios, el poder de Dios; la fe.

Oh, la manifestación de Dios, cómo le llamaría Usted?

Con lo sucedido en un hogar que se quemó todo, y este acontecimiento pasó en la casa de los sobrinos.

Lo único que no se quemó fue esta Biblia; qué argumento presentan Ustedes para dar una información del por qué no se quemó la Biblia?