Mató a su novia embarazada, no quería que se enterara su esposa que le era infiel

Le disparó en el vientre, matando al bebé y a ella; antes de escuchar la sentencia pidió perdón, diciendo ‘no quería asesinarla’

Mató a su novia embarazada, no quería que se enterara su esposa que le era infiel; le disparó en el vientre, matando al bebé y a ella; antes de escuchar la sentencia pidió perdón, diciendo ‘no quería asesinarla’.

Buenos Aires.- Ángel Eduardo Andrada recibió cadena perpetua al ser encontrado culpable de feminicidio agravado en un juzgado de Lomas de Zamora, Argentina, lugar donde ocurrieron los hechos.

Las investigaciones fiscales demostraron la responsabilidad de Ángel en el asesinato de una joven de 21 años, llamada Carolina Ledesma, quien al momento de perder su vida a manos del feminicida tenía tres meses de embarazo y era madre de otros dos pequeños.

Ángel y Carolina ya tenían un tiempo de tener una relación sentimental, misma que se manejaba en condiciones de violencia de género; Ángel la agredía psicológicamente, le mentía y le ocultaba algo demasiado grave: Era un hombre casado.

Según el periódico Clarín, cuando Carolina le informó que estaba embarazada, hechos que ocurrieron en 2019, Ángel se molestó e incrementó las agresiones contra ella.

Ahora ya no solo eran psicológicas, sino, físicas.

La tarde del 18 de febrero de 2019, Ángel llegó a la casa donde Carolina residía; cuando ella le abrió comenzaron a discutir, como siempre, pero en esa ocasión sacó un arma y le disparó en el vientre, matando al bebé y a la madre.

Acto seguido se fue a la casa de la mamá de Carolina, ahí volvió a mentir y dijo que alguien había intentado robar en la casa de Carolina y que la habían atacado.

Antes de emitir la sentencia en un juicio realizado ayer, Ángel no declaró nada al respecto; sin embargo, cuando le preguntaron si quería dar unas últimas palabras antes de escuchar la condena se limitó a decir “pido perdón”, y agregó: “no quise matarla”.

La parte fiscal estableció que los motivos que llevaron a Ángel a cometer el crimen fue la necesidad de mantener oculta la relación con Carolina de su esposa, pues no quería que se supiera que había sido infiel.