Lian, bebé prematuro que logró salir adelante, tras haber estado en coma e intubado

El pronóstico del infante siempre fue reservado, ya que estuvo bajo sedantes, con medicamentos para el corazón y padeció varias infecciones, el pequeño fue atendido por los médicos y enfermeros del Hospital General de Nogales

Hermosillo, Sonora.- La esperanza siempre estuvo en el corazón de Daniela Valdez Acuña, quien luchó junto a su pequeño hijo Lian durante meses para que este saliera victorioso y fuera dado de alta del Hospital General de Nogales, y todo el esfuerzo rindió frutos.

El pequeño nació a las 28 semanas de gestación y con un peso de un kilo, lo que le trajo problemas de salud, como bajo peso, hasta haber estado en coma, pero su fortaleza, -aún tan pequeño- fue notoria, pues salió de cada una de las batallas a las que se enfrentó con  solo semanas de nacido; algo que en niños prematuros no es tan común, pues algunos no sobreviven a lo que Lian sobrevivió. Víctor Macías Rioja, médico neonatólogo del Hospital General de Nogales, y quien atendió al pequeño desde su nacimiento, contó que el pronóstico del infante siempre fue reservado, ya que estuvo bajo sedantes, intubado, con medicamentos para el corazón y padeció varias infecciones. “Este es un caso de éxito de un bebé prematuro, con un peso al nacer de un kilo, quien pasó por complicaciones cardíacas y otras propias de la prematurez, las cuales se lograron solventar y actualmente sin daños en sus ojos, en su cerebro, lo cual, pues es un logro aún mayor”, comentó. Por su parte, Daniela Valdez Acuña expresó su felicidad porque su pequeño Lian ya fue dado de alta después de estar 62 días internado en el Hospital General de Nogales, donde pasó la mayor parte del tiempo cuidando a su hijo, velando su sueño, pero al mismo tiempo, aprendiendo cómo cuidar a un bebé prematuro, porque Lian deberá que tener cuidados especiales. “Sentí mucho miedo porque veía a Lian con tantas complicaciones, a veces sentí que mi bebé no lo iba a lograr porque los médicos me decían que no estaba adecuado un bebé tan chiquito como él para sobrevivir, pero tanto ellos como yo nos sorprendimos al ver su buena evolución y de repente el pronóstico cambió, y cuando me dijeron que ya lo iban a dar de alta, sentí mucha felicidad porque es una emoción de todo lo que pasamos, a que ya lo iba a tener en casa, y así fue, ya está conmigo y me siento muy feliz”, manifestó. Hoy Lian está en los brazos de su mamá, de su familia, en su casa, disfrutando cada momento, al igual que Daniela Valdez, quien agradeció a cada una de las personas del Hospital General de Nogales por su apoyo, por su entrega y por luchas junto a ella y a su hijo, para que saliera adelante.