Ex alcaldes apoyarán a Sara Valle

No vuela, y le hacen los balazos. No es un súper héroe ni se lo cree. Es una máquina imperfecta de carne y hueso, y lo asume. Sabe muchas cosas, pero no todas. Ya dimensionó que el objetivo es encarrilar a Guaymas a la normalidad de los servicios básicos de recolección de basura que amenaza convertirse en epidemia. Que la seguridad y el alumbrado son prioridad. Que la obesidad de la nómina frena considerablemente el flujo de recursos para obras de beneficio comunitario. El gasto corriente debe reducirse al máximo y también los privilegios de los funcionarios que estarán para servir, no para reposar en la hamaca a la espera de su quincena.

Ávida lectora de muchísimos géneros, conoce la historia de Nelson Mandela y de Klerk en Sudáfrica, por y tras la segregación racial, y en qué terminó la historia que los furibundos hubieran echado a perder de no transitar con la bandera de inclusión hasta con los enemigos, como fue parte de la guardia personal de la leyenda sudafricana que sufrió 27 años de prisión, sin apartar un ápice su convicción sobre la integración para un mejor futuro.

En ese contexto, y en muchos ejemplos más de no distraer el objetivo de mejorar las actuales condiciones del municipio de Guaymas, Sara Valle convocó a todos los ex presidentes municipales para evaluar la problemática actual y alternativas de solución conjunta, y fue una extraordinaria reunión de trabajo que solo con un liderazgo genuino pudo lograr el interés colectivo, y el próximo jueves habrá de repetirse con la suma de otros protagonistas que impulsarán la ciudad y puerto a mejor su imagen tan deteriorada.

Obvio que los que practican con singular pasión la detracción de todo lo que no les acomode a sus intereses personales o de grupo, le cayeron con todo en contra en las redes sociales, ignorando la imperiosa necesidad de sumar a los más posibles a encontrar soluciones. Sin esa convocatoria, Sara Valle no se hubiera enterado que puede gestionar para el fundo legal mil hectáreas, según Antonio Astiazarán. Jamás le hubiera llegado la propuesta de Toño Llano de solicitar a empresarios el patrocinio en lo posible para la renta de camiones recolectores de basura. Fluyeron opciones y todos agradecieron ser tomados en cuenta, sin la mínima importancia a las preferencias políticas.

Gaspar Zaragoza consideró menester gestionar en conjunto la atención de la gobernadora Claudia Pavlovich hacia Guaymas. Edmundo Chávez, César Lizárraga, Mónica Marín, Felipe Rivadeneyra y el Papito Marco Antonio Córdova, aportaron ideas que serán más precisas cuando se tenga conocimiento real del estado que guardan las finanzas municipales. Presupuestos de ingresos y egresos, y partir de numerología sin maquillaje, que hasta hoy le ha sido negada a la Comisión de entrega-recepción, fijar el esquema más favorable de acciones.

Sara Valle quiere hacer historia de la buena, sin distraerse en atender dardos envenenados de quienes no lograron el objetivo de hacer fracasar su deseo de regresar por la puerta grande a Palacio Municipal. Tres años no serán suficientes para resarcir tanto daño patrimonial, pero si para cimentar, bajo el precepto de cero tolerancia, el rumbo extraviado de quienes saquearon lo posible y se durmieron en sus laureles ideológicos.

Aunque resulte inconcebible, hay quienes desean que su administración no sea buena y fracase para saciar sus frustraciones políticas. Tendrá enemigos a pasto, identificados y encapuchados en las redes sociales, donde la cobardía actúa de tiempo completo. Por eso Sara Valle aplicará la suma y multiplicación de esfuerzos, no la división y resta. Su administración tendrá matices a favor y en contra, al no poder uniformar criterios que la condición humana tergiversa. La lección está aprendida y superada. Sin temores, con el único objetivo de seguir siendo una mujer de bien, educada y amorosa con sus hijos, familia y amigos.

Las condiciones para encarrilar a Guaymas al sendero mínimo de bienestar, están pavimentadas de innumerables problemas, pero su liderazgo abierto y sin tapujos ha logrado sumar actores que no desean ver como la ciudad pierde su esplendor. La oscuridad y la inseguridad nos están robando el sueño a todos. La basura evidencia una descomposición administrativa sin precedente. La voluntad conjunta es la potencial solución. Todos aprendimos algo de la ciudadanía mostrada en las urnas el domingo 1 de julio.

Tendrá otros aliados en los diputados Heriberto Marcelo Aguilar Castillo, Rodolfo Lizárraga Arellano, Lili Téllez, Alfonso Durazo, Sylvana Beltrones, la gobernadora Claudia Pavlovich, Andrés Manuel López Obrador, Ana Gabriela Guevara, y cada titular de dependencia que corresponda otorgar apoyos a Guaymas, puertas que estará tocando invariablemente.

Sara Valle Dessens ama a Guaymas… y lo está demostrando.

Sin rencores…

Babalú.