Engañó a una niña de 11 años por Instagram, la citó y la violó

Está detenido un joven de 18 años que por la red social se habría hecho pasar por alguien de la misma edad de la menor

Engañó a una niña de 11 años por Instagram, la citó y la violó; está detenido un joven de 18 años que por la red social se habría hecho pasar por alguien de la misma edad de la menor.

Glew, Argentina.- Un joven de 18 años fue detenido en la localidad bonaerense de Glew, situada en el partido de Almirante Brown, Argentina, acusado de haber violado a una nena de 11 años, a quien habría engañado a través de la red social Instagram.

En septiembre del año pasado, el joven ahora acusado por “grooming y abuso sexual agravado con acceso carnal” se habría hecho pasar por alguien de la misma edad que la niña, con quien hablaba por Instagram.

De acuerdo a fuentes policiales, manipuló a la menor y concretó una cita en la casa de ella cuando sus padres se habían ido a trabajar, momento en que la habría violado.

La menor contó el episodio a sus padres, quienes realizaron la denuncia en la UFI 9 del departamento judicial de Lomas de Zamora. El joven fue detenido en su domicilio luego de un allanamiento. Según la fiscal al frente de la causa, María Delia Recalde, “el acusado se negó a declarar”.

En los próximos días la víctima será sometida a la Cámara Gesell para fortalecer la prueba contra el detenido.

¿Qué es el grooming?

De acuerdo a la organización sin fines de lucro Argentina Cibersegura, el grooming ocurre “cuando un adulto contacta a un menor de edad, a través de Internet, mediante la manipulación o el engaño y, ocultando su condición de adulto, logra que el niño o niña realice acciones de índole sexual”.

¿Por qué medio se puede dar?

A través de cualquier medio digital que permita la interacción entre dos o más personas, como redes sociales, correo electrónico, mensajes de texto, sitios de chats, páginas de juegos en línea, entre otros.

¿Qué consecuencias puede tener?

Cuando se limita al entorno digital, como envío de fotos íntimas o grabación de contenidos de la cámara web, el menor podría sufrir traumas psicológicos como víctima de la manipulación y las consecuencias sobre la privacidad en caso que dichos contenidos sean publicados.

En caso que se concrete un encuentro cara a cara, la ONG alerta que las consecuencias podrían ser ya de carácter físico, pudiendo llegar incluso al abuso sexual.