El regreso a clases presenciales debe ser seguro, no precipitado

Así lo expresan ex secretarios de Salud y expertos

Ciudad de México.- Ante el vacío de información e incertidumbre que genera el regreso a clases presenciales en el país, es necesaria una evaluación sobre las condiciones en las que se encuentra la pandemia, para contar con parámetros que garanticen un retorno seguro sin poner en riesgo la salud de alumnos y docentes.

En la mesa de análisis de Pensando en México, “Regreso a clases y el momento de la pandemia en México”, su presidente, el Mtro. Salomón Chertorivski, expuso que a estas alturas de la pandemia, “el regreso a clases es fundamental para el aprendizaje cognitivo de niñas y niños, pero se necesita revisar cómo y cuándo y con qué recursos se cuentan, para contar con escuelas seguras”, sostuvo.

En compañía de cinco ex secretarios de Salud, e integrantes de Pensando en México, el también diputado electo, Salomón Chertorivski, aclaró que ante la urgencia del retorno a clases, es imposible pensarlo, ya que no solo se vive una aceleración de contagios de una variante más contagiosa y severa, también, se tiene un Gobierno rebasado y negado a corregir la estrategia.

En su turno el Dr. Julio Frenk, consideró que hay 6 condiciones para un regreso a clases seguro: 1. Todos los adultos en las escuelas deben estar vacunados; 2. Un régimen riguroso de pruebas, rastreo y planes de cuarentena; 3. Uso correcto de cubrebocas; 4. Mantener distanciamiento físico y evitar aglomeraciones; 5. Incrementar la ventilación, sobre todo antes del invierno; 6. Insistir en el lavado de manos para evitar que los niños las lleven a la cara.

El doctor detalló que estas 6 medidas, en sintonía con una suficiente inversión, podrán garantizar un regreso a clase de manera segura, con empeño y capacitación, tanto del Gobierno como de los padres de familia y docentes.

La Dra. Mercedes Juan, insistió en la necesidad de conocer y difundir los protocolos educativos para saber qué hacer y cómo actuar ante la presencia de posibles contagios, para llevar una correcta capacitación en la detección.

“Para la reapertura de clases, es importante que todos los menores de 12 estén vacunados; tendríamos que estar seguros de que las escuelas tienen protocolos y guías de actuación”, sentenció.

Sin embargo, precisó que ante la falta de agua potable en escuelas públicas, que limita el acceso al lavado de manos, se complica la operatividad de esta nueva modalidad en las aulas, razón por la que enfatizó, se necesita claridad y prontitud en los protocolos educativos.

Durante su exposición, el ex secretario de Salud, Dr. José Narro Robles, presentó un plan sobre el posible regreso a clases presenciales, basado en el documento promovido por el Colectivo Unidos por la Salud de los Mexicanos.

Mencionó que el regreso a clases debe ser con condiciones y elementos que garanticen la salud, la vida y la seguridad de niñas, niños, jóvenes y sus familias. No obstante, explicó que son cerca de 70,000 escuelas las que no cumplen los requerimientos básicos.

“Una acción precipitada va a poner en riesgo la vida de los alumnos, padres y maestros, por ello, toca a las autoridades de salud decidir si se cumplen o no las condiciones para el regreso a clases”, concluyó.

Para finalizar el Dr. Andreu Comas aclaró que no solo es necesario diseñar una estrategia que disminuya la probabilidad de que el virus entre y se transmita dentro de cada escuela, también se requiere del compromiso colectivo y de medidas basadas en la evidencia, como la aplicación de pruebas masivas y la capacitación permanente de los protocolos sanitarios, en la comunidad educativa.

Para concluir, el presidente de Pensando en México, Salomón Chertorivski, reiteró que es fundamenta el regreso a clases, pero de forma ordenada, con protocolos, directrices claras, y una evaluación constante por parte de las autoridades, que brinde certeza a la comunidad educativa, profesores y padres de familia.