“El gran anhelo de mi hija era conocer el mar”

Habla Víctor Hugo, padre de la niña de 10 años que murió en el desierto de Yuma, Arizona, junto con su madre, de origen colombiano

"El gran anhelo de mi hija era conocer el mar"; habla Víctor Hugo, padre de la niña de 10 años que murió en el desierto de Yuma, Arizona, junto con su madre, de origen colombianos

Estados Unidos.- “El gran anhelo de mi hija era conocer el mar; por eso, con sus cenizas haremos una ceremonia en la playa”, dice Víctor Hugo Morales Pinzón, padre de la niña de 10 años que la semana pasada muriera, junto con su madre, en el desierto de Yuma, Arizona.

Víctor Hugo habló para una cadena de televisión en Estados Unidos: Se haya devastado, con mucho dolor, ante tan terrible tragedia, el haber perdido a su esposa Claudia y a su hija.

Su otro bebé, de nombre Chritian , de tan solo 3 años de edad, milagrosamente se salvó de morir, fue rescatado por la Guardia Fronteriza.

Claudia, junto con sus 2 hijos -niña de 10 años y niño de 3 años- habían cruzado la línea fronteriza por Mexicali, Baja California, hacia Arizona.

Iban acompañados por un ‘pollero’, quien luego los abandonaría, dejándolos ‘tirados’ a su suerte.

Caminaron mucho rato, pero cuando los comenzó a vencer el agobiante calor, el hambre y sed, la mujer hizo una llamada al 911, diciendo se encontraban perdidos en el desierto; ya se sentían mal de salud.

Las instrucciones que recibió fue que se mantuviera atenta, porque luego pasarían a auxiliarla los de la Guardia Fronteriza.

Pero lamentablemente, dice Víctor Hugo, el celular de su esposa se descargó y ya nada pudo hacer, no pudo marcar más ni recibir llamada alguna.

Para cuando llegaron los agentes fronterizos, lamentablemente ella y su hijita de 10 años habían fallecido; su otro hijo, estaba con vida.

Víctor Hugo relata que su familia venía viajando desde Colombia, con las intenciones de reunirse con él en los Estados Unidos.

Refiere que Claudia, su esposa, había tomado esta decisión, dado a la crítica situación por la que estaban atravesando en Colombia, y porque había recibido amenazas, un sujeto había estado en su casa y le apuntó con una pistola a la cabeza.

Agrega el adolorido padre de familia, que el mayor anhelo de su hija era conocer el mar, por lo que ahora piensa, una vez que le entreguen ambos cuerpos y pueda ordenar su incineración, hacer una pequeña ceremonia en la playa, en memoria de la menor, así ‘cumplirle su sueño’.