Dará Policía de Hermosillo pulseras preventivas a menores en Fiestas del Pitic

En el módulo ubicado en Hidalgo y Comonfort, esquina de Palacio Municipal, donde también podrán conocer las nuevas patrullas eléctricas, motos eléctricas y participar en las dinámicas de concientización

Dará Policía de Hermosillo pulseras preventivas a menores en Fiestas del Pitic; en el módulo ubicado en Hidalgo y Comonfort, esquina de Palacio Municipal, donde también podrán conocer las nuevas patrullas eléctricas, motos eléctricas y participar en las dinámicas de concientización.

Hermosillo, Sonora.- En las Fiestas del Pitic la Policía Municipal invita a acudir al módulo que se encontrará en la esquina del bulevar Hidalgo y Comonfort, donde se estarán colocando pulseras distintivas para los menores y podrán conocer el nuevo equipo con el que cuentan, como patrullas y motocicletas eléctricas.Carlos Armando Vázquez Vega, subdirector de Prevención y Atención Ciudadana de la Policía de Hermosillo dijo habrá personal comisionado para atender a los asistentes, mientras que los niños podrán interactuar con Dario El León, mascota del Grupo DARE.En el mismo módulo se estarán colocando pulseras distintivas para niñas y niños, las cuales siguen el objetivo de, en caso de un extravío o emergencia, se pueda localizar de manera inmediata a los familiares , informó.Pidió a madres y padres de familia a tomar esta acción preventiva como una manera más de protección de los más pequeños.Recalcó la importancia de tomar medidas de prevención y protección para la seguridad de las y los pequeños del hogar como la colocación de estas pulseras, en las cuales se escribirá el teléfono de la madre o padre de familia para localizarlos de manera inmediata.“En nuestro módulo vamos a contar con pulseritas, que van a llevar el número telefónico de sus papás y ellos, claramente, lo van a portar en su mano. Qué significa esto, qué cualquier extravío, cualquier situación que se presente con sus hijos, estos puedan ser localizados de inmediato”, puntualizó.Recomendó que después de concluido el evento, el padre o la madre de familia destruya la pulsera colocada al niño, para que no se haga uso indebido de los datos que ahí se plasma.