Ceguera gubernamental; rechazan observaciones sobre tortura y abuso; gran reto combatir ex gobernadores corruptos

La negación ha sido otra de las marcas del gobierno federal actual. Los renglones más delicados y en los cuales la exhibición pública alcanza niveles internacionales, son literalmente rechazados cuando se deja ver claramente la constante violación de derechos humanos, la corrupción y la impunidad imperante. Ayotzinapa, Odebrecht, la “Casa Blanca”, tienen verdades históricas en el closet y en esa misma encerrona están quienes han sido señalados por enriquecimiento inexplicable o lavado de dinero: César Duarte Jaquez, Humberto Moreira, Eruviel Ávila, Carlos Lozano de la Torre, Aristóteles Sandoval, Javier Duarte, Fausto Vallejo, Rodrigo Medina, Mariano González Zarur.

Aparecen también Miguel Alonso Reyes, José Calzada Rovirosa, Fernando Ortega Bernés, Jorge Herrera Caldera, Roberto Borge, Mario Anguiano Moreno, Eugenio Hernández Flores, Andrés Granier, Guillermo Padrés, Francisco Olvera Ruiz, Roberto Sandoval Castañeda, por citar solamente a algunos, a unos cuantos de los cientos de deshonestos funcionarios a quienes se les debe el hundimiento económico de México.

Veremos si el nuevo auditor David Colmenares realmente y como lo ofreció, revisará y dará seguimiento a los casos relacionados con los ex gobernadores implicados en desvíos y actos de corrupción sin importar en cual partido militan o si, como prevén otras voces, también mantendrá ojos y oídos cerrados en franca y abierta obediencia a mandatos superiores.

En los casos de corrupción y en aquellos en donde ve el gobierno peligrar aún más la mala fama lograda, sobra decir se manipulan todas las pruebas e incluso, como se ha visto recientemente, intentan a toda costa deshacerse de quienes tienen información suficiente y disposición para empezar a limpiar el interior del aparato gubernamental. Amnistía Internacional apoyó sin restricciones el informe presentado por el Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos sobre las torturas y violaciones cometidas por la PGR sufridas por quienes fueron detenidos bajo la sospecha de ser responsables de la desaparición y asesinato de los 43 estudiantes de la normal Raúl Isidro Burgos.

A la petición de iniciar de inmediato una profunda investigación, el gobierno de México respondió que el amplio informe no aporta elementos nuevos y por lo tanto desechó cualquier reapertura de expedientes. El Informe Doble Injusticia, al manifestar su convicción sobre las torturas practicadas, adujo está sustentada en exámenes médicos en los cuales se certifican, cuando menos, 30 lesiones ligadas a las prácticas de tortura. De 120 personas detenidas por este caso, examinaron 63 casos y solamente en 12 no hubo indicadores de tortura. Del resto, 51, hubo muestras de malos tratos y tortura y de ellos, 34 casos ofrecen certeza, convicción de haber llevado a cabo estas mortales prácticas.

El gobierno ha mostrado la permanente disposición para no aceptar indagatorias y declaraciones presentadas en el exterior. El hecho de llegar a foros internacionales o de recurrir a medios de comunicación de otros países es la mejor muestra del autoritarismo ejercido en el país, del cierre a las denuncias presentadas y de la búsqueda de presiones externas para poder lograr la aplicación de la justicia y la revelación de verdades sobre acciones vergonzosas realizadas desde las altas esferas de poder.

¿MELON? ¿SANDIA?

No debería existir tanta inquietud por el viaje de Ricardo Anaya a Alemania ya que es tanto como sorprenderse de las multimillonarias utilidades percibidas por empresarios ligados al poder. Anaya está en lo suyo y busca simpatías de sus pares. Ligado como se encuentra a una derecha entrecomillada, la reunión con Ángela Merckler se antoja hasta normalita, aunque seguramente evitó informarle en la charla de la alianza con el PRD, salvo que le hubiese referido se trata de un partido de izquierda desdibujada y, lo mejor, suficientemente contrastante con la izquierda razonable y moderada de su principal opositor.

Noam Chomsky, interlocutor de AMLO, es doctor en filosofía y lingüística, egresado de la Universidad de Pensilvania. Ha sido militante de la izquierda intelectual norteamericana, en donde destaca su oposición a la política exterior de los Estados Unidos. Sus participaciones en el terreno lingüístico, en la comunicación, la política y la sociología, le han merecido ser consultado internacionalmente y sus obras destacan por el cúmulo de denuncias presentadas en los textos.

López Obrador hizo una amplia relatoría de su encuentro con Chomsky haciendo hincapié en muchos renglones de gran coincidencia, en el fluido manejo de los temas políticos y sociales. La diferencia quedó suficientemente marcada. Uno fue por los renglones en donde el manejo económico, el dinero, es el factor fundamental. Otro se encontró con quién, sin mostrar rechazo alguno por el desarrollo económico hace prevalecer el sentido de la vida, la dignidad de los ciudadanos, la soberanía y la libertad.

ATAQUES DE ENVIDIA

Al mirar la seguridad existente en Yucatán, no solamente en la Blanca Mérida, sino en sus principales municipios y hasta en aquellos alejados y limítrofes con entidades con registros peligrosos como lo es Quintana Roo, no puede uno sino envidiar a sus autoridades, a las policiacas y, obviamente a sus mandos superiores. Al parecer ahí si es una realidad la coordinación entre las diferentes corporaciones y no se conocen quejas en las cuales sobresalga el esfuerzo de unos derribado por el criterio de otros.

Juan Manuel León León, delegado de la PGR, puede ejemplificar lo anteriormente señalado. Ha ocupado tres veces ese cargo y solamente durante un tiempo estuvo fuera. Su conducción, contraria a la sostenida por quienes han tenido esa representación en Quintana Roo, se ha mantenido apegada a derecho aun y cuando está bajo su responsabilidad dictaminar sobre temas tan delicados como los ligados al narcotráfico. Su actuación sobre los cargos a los cuales se hacen acreedores quienes capturan ilegalmente pepino del mar, no ha merecido la presentación de inconformidades o quejas. Su coordinación con el Ejército y la policía estatal mantiene a esa entidad en el número uno en cuanto a seguridad.

En ese mismo tenor resulta envidiable el diario acontecer en Isla Mujeres. La tranquilidad existente tanto en la Isla como en su parte continental, no se ve en ninguno de los otros municipios quintanarroenses. Acompañando a su juventud está el cumplimiento a la responsabilidad adquirida por el edil Juan Carrillo a quien su familia le exigió mantener en alto el apellido llevando a cabo el buen gobierno y bajo una honestidad a toda prueba. Con muchisisísimos menos ingresos que los otros puntos de atracción turística los aventaja en todos los renglones.

Lo bueno es que todavía existen puntos de referencia ¿o no?