Bióloga guaymense desarrolla investigación en vacuna Covid-19

Fernanda Anasosa recibe de la Asociación Estadounidense de Inmunólogos (AAI) beca de reingreso en el Instituto La Jolla de Inmunología; prestigiosa beca que solo se destina a cinco inmunólogos de todo el mundo

Crédito: Madeline McCurry-Schmidt/La Jolla Institute for Inmunology

San Diego, California.- La Asociación Estadounidense de Inmunólogos (AAI) otorgó una Beca de Reingreso a la Carrera a Fernanda Anasosa Bátiz, Ph.D., becaria postdoctoral en el Instituto La Jolla de Inmunología (LJI).

La beca financiará el salario de Anasosa Bátiz durante un año y apoyará su investigación de la vacuna COVID-19.

La beca de reingreso de carrera de AAI se destina a investigadores postdoctorales que han tomado una licencia de sus puestos durante más de un año.

Los premiados pueden haberse tomado un tiempo libre por obligaciones militares, licencia médica o familiar.

“Esta beca significa mucho para mí”, dice la guaymense Fernanda Anasosa Bátiz. “Volver al trabajo después de tres años de cuidar a mi familia fue realmente gratificante, y esta beca abre muchas oportunidades futuras”.

Cuando Anasosa Batiz y su esposo llegaron a San Diego en 2017; estaban listos para continuar su formación científica.

La ciudad es un punto de acceso para la investigación biomédica y Anasosa Bátiz es una experta investigadora de enfermedades infecciosas.

Como asistente de laboratorio en la Universidad Autónoma de Baja California de México, Anasosa Batiz había trabajado en un laboratorio dedicado a desarrollar una vacuna para la pandemia H1N1 2009.  Luego, cuando se graduó en la Universidad de Melbourne, fue coautora de siete manuscritos científicos y se desempeñó como primera autora en tres estudios más.

Su trabajo sobre el VIH y la influenza ha proporcionado información para comprender cómo los anticuerpos promueven la eliminación viral.

Pero en 2017, Anasosa Batiz también estaba embarazada de siete meses y estaba lidiando con las demandas legales y logísticas de mudarse de Australia a Estados Unidos; luego vino la pandemia de COVID-19.

“Es especialmente difícil hacer malabarismos con las responsabilidades durante los tiempos de COVID”, dice la reconocida profesionista sonorense.

Hoy, Anasosa Batiz está criando a un niño en edad preescolar y se ha unido a LJI como becaria postdoctoral en el laboratorio de LJI Professor Sujan Shresta, Ph.D.

Y comenta que la transición no ha sido fácil, especialmente porque las políticas de cuidado infantil y lugar de trabajo continúan cambiando con la pandemia, pero le encanta el regreso a la investigación.

“Ha sido una experiencia de aprendizaje, y solo se puede lograr con el apoyo de otros, como compañeros de trabajo, familiares y mentores”, señala la investigadora.

La beca AAI es más que un apoyo salarial; la beca es prestigiosa, y la financiación solo se destina a cinco inmunólogos de todo el mundo.

El premio muestra el valor de la experiencia de Anasosa Bátiz en un mundo donde los científicos suelen ser juzgados por la cantidad de publicaciones bien citadas que han producido.

“Obtener este tipo de apoyo lo coloca de nuevo en un nivel similar al de otros investigadores”, precisa.

Tres años fuera del laboratorio significa tres años sin publicaciones, pero las habilidades de ella como investigadora de enfermedades infecciosas siguen siendo claramente relevantes.

«Estamos comparando las diferentes vacunas COVID-19 para ver qué tan bien nos protegen y los anticuerpos que provocan», dice.

“También estoy trabajando para validar y probar un nuevo modelo animal para la investigación de COVID-19.  Este modelo nos ayudará a estudiar y desarrollar nuevas terapias anti-SARS-CoV-2 ”.

Agrega que trabajar en Shresta Lab es un gran paso hacia su objetivo de liderar su propio grupo de investigación.

“Si podemos entender cómo las diferentes vacunas protegen, o no protegen, a las personas, podemos diseñar mejores vacunas para muchas enfermedades”, refiere.

«Este laboratorio es el entorno perfecto para comprender las respuestas inmunitarias a los virus y las vacunas, y LJI es un gran lugar para estar, ya que también cuenta con los mejores expertos en inmunidad viral y vacunas».

FERNANDA ANASOSA BÁTIZ, NACIDA EN GUAYMAS

La bióloga guaymense, Fernanda Anasosa Bátiz, desarrolla investigación en vacuna Covid-19; ella nació en Guaymas, es hija del empresario de la industria sardinera en la región, Don Ganriel Anasosa.

Tiene 36 años de edad, y estudió kinder, primaria, secundaria y preparatoria en el Colegio Ilustración; luego se fue a estudiar a la Universidad de Baja California, en Ensenada, en la facultad de biología.

Concluida su carrera profesional se casa con otro biólogo, y ambos parten a Melbourne, Australia, a hacer su doctorado en ciencia inmunológica.

Estuvieron en aquel país durante 7 años, y hace 4 años llegaron a San Diego, California.