Accidente carretero trunca los sueños de superación de joven cajemense

Luis Enrique Alatorre Martínez, de 17 años de edad, partió desde Ciudad Obregón hacia Mexicali, en donde planeaba seguir sus estudios y trabajar junto a dos amigos más

Ciudad Obregón.– Con una maleta llena de sueños, proyectos y la ilusión de un mejor futuro, el joven Luis Enrique Alatorre Martínez, de 17 años de edad, partió desde Ciudad Obregón hacia Mexicali, en donde planeaba seguir sus estudios y trabajar junto a dos amigos más.
De la colonia Primero de Mayo, Luis Enrique, a quien apodaban “El Limoncito”, fue llevado a la Central de Autobuses por su mamá, quien con amor lo despidió hasta el pie del autobús, le dijo que se reportara al llegar y le tomó una fotografía que más tarde se convertiría en la última de este joven.
Luis Enrique es una de las víctimas mortales que cobró el accidente carretero entre el autobús de pasajeros en el que viajaba y dos trailers, el pasado jueves, en el tramo Sonoyta-San Luis Río Colorado.
Hoy una familia despide al hermanito menor de tres; una madre llora la ausencia de su hijo, quien solo buscaba un mejor futuro para salir adelante.
Sus restos serán velados en la funeraria Misión del boulevard Ramírez, hoy a partir de las 3 de la tarde y la misa en Pueblo Yaqui.
Vuela alto, Luis Enrique descansa en paz.